Frutas Prohibidas

Semillas de chía: Diminutas pero muy poderosas

semillas de chía

Son minúsculas, ovaladas, suaves al tacto, y tienen un ligero brillo. Si las ves bien de cerca, notarás unas finas grietas que las adornan y las hacen parecer huevos de seres microscópicos. Pero son semillas, semillas de una planta de la familia de la menta, originarias del centro y sur de México, Guatemala y Nicaragua. Su color, va desde el blanco al gris azulado, pasando por el beis y el marrón. Casi no tienen sabor, y tienen un leve olor fresco, incluso un poco metálico.

La chía (Salvia hispánica), contiene una gran cantidad de fibra soluble que se vuelve visible al contactar con un medio líquido. Este tipo de fibra se llama mucílago, y es una sustancia gomosa que actúa como gelificante natural. Esta característica en particular hace que la chía sea muy versátil y útil en la cocina, como veremos más abajo.

Se han hecho muchos estudios sobre las propiedades y los beneficios de la chía en la alimentación y la salud. Como mencionamos en nuestra última entrada, es considerada un superfood o superalimento ya que, además de fibra, tiene alta concentración de minerales, proteínas, antioxidantes, y ácidos grasos esenciales. Las semillas de chía no miden más de un milímetro de longitud, pero contienen un interesantísimo y potente grupo de nutrientes. Algunos de estos son:

Minerales para nuestros huesos

La leche o los lácteos no son la única fuente de calcio. Incluir la chía en tu dieta es una muy buena opción cuando no consumes estos productos. Además, contiene mucho magnesio, fósforo, y boro, nutrientes esenciales para fortalecer nuestro sistema óseo.

¿Recuerdas lo que hablamos de los antioxidantes?

En un artículo anterior nos referimos a los antioxidantes. En el caso de la chía, el principal antioxidante que podemos encontrar es la vitamina E, que es muy beneficiosa para el cuidado de nuestra piel por sus efectos antienvejecimiento. Además la chía contiene vitaminas del complejo B y vitamina A.

Fibra

La chía tiene mucha fibra, por lo que si no estamos ingiriendo la cantidad suficiente para tener digestiones fáciles y regulares, puede ser una muiy buena aliada. Además, esta fibra puede actuar como prebiótico en nuestro intestino, promoviendo así el crecimiento de probióticos, los cuales son esenciales para el equilibrio del sistema digestivo.

Los famosos Omega-3

Están relacionados con la salud cardiovascular, ya que contribuyen a mantener niveles de colesterol normales en la sangre, disminuir la tensión arterial y reducir la inflamación.

Proteínas vegetales

Si estás leyendo nuestro blog y has probado nuestros productos, es de suponer que estás al tanto de la disponibilidad de proteínas más allá de las carnes, los huevos y los lácteos. Las semillas de chía son un muy buen ejemplo de esto. Al analizar su composición, se puede ver que contienen un 20% de proteína, dos veces más que cualquier semilla.

semillas de chía

Bueno, ya sabemos lo favorable que es incorporar las semillas de chía a nuestra alimentación. Y ahora, ¿cómo las preparamos?

Es importante recordar que la mejor forma de aprovechar los beneficios y asimilar los nutrientes de la chía es moliendo las semillas. Además, si bien se pueden comer secas, es recomendable remojarlas en agua u otro líquido. Estas semillas tienen la capacidad de absorber más de 10 veces su peso en agua, y es en este proceso que crean la sustancia gelatinosa de la que hablamos antes: el mucílago. Esta fibra es la que contribuye a la sensación de saciedad y facilita la absorción de nutrientes y eliminación de toxinas del intestino. También ayuda a mantener estables los niveles de glucosa en la sangre.

Puedes utilizar las semillas de chía:

  • En batidos y smoothies de frutas y verduras.
  • Espolvoreando enteras o trituradas sobre sopas y ensaladas (recuerda mezclarlas bien con el líquido antes de consumirlas).
  • Como espesante o gelificante en salsas y mermeladas.
  • Para sustituir el huevo en bizcochos y otras preparaciones como hamburguesas o albóndigas (mezcla una cucharada de chía con 3 cucharadas de agua para obtener un “huevo”).

¿Conoces otros usos o propiedades de la chía? ¡Cuéntanos en los comentarios!

FrutasProhibidas

Comments (0)

Leave a Comment