Frutas Prohibidas

Cómo comer sano mientras estás de viaje

verduras

Cuando vamos de viaje normalmente nos salimos de nuestra rutina y nuestros hábitos alimenticios. Nos permitimos desordenarnos un poco, a veces incluso demasiado. Luego viene el arrepentimiento porque hemos subido de peso, o nos hemos provocado una indigestión que nos ha arruinado el paseo. O ambas.

Aquí te dejamos algunos consejos para que puedas llevar de mejor forma una alimentación equilibrada y saludable cuando estás fuera de casa. ¿Tienes algun tip que quieras compartir con nosotros? ¡Escríbenos en los comentarios!

Prepara un picnic

Tanto si vas a salir de excursión sólo por una tarde, como si vas a viajar en coche por varias horas, en autobús durante toda la noche, o si has decidido salir a recorrer el mundo durante meses, asegúrate de siempre llevar un picnic saludable. No necesita ser tan elaborado; puedes llevar unos higos secos, un puñado de almendras, unas nueces, una manzana, un plátano, un sándwich vegetal en pan integral, unas trufas energéticas… ¡las opciones son infinitas! El límite es tu creatividad. Haciendo esto, te evitas el tener que comprar alimentos procesados que normalmente son altos en azúcares simples y grasas trans.

Cocina

Si estás fuera de casa durante un tiempo prolongado, lo mejor que puedes hacer es prepararte comida fresca y saludable al menos una o dos veces por semana. Idealmente intenta alojar en un sitio donde tengas acceso a una cocina, o al menos una nevera. Haz la compra en mercados locales y aprovecha la oferta de ingredientes frescos del lugar donde te encuentras. Será bueno para tu salud, conocerás más de la cultura local, y también ahorrarás dinero.

cocinar

Mantente hidratado

Junto con tu picnic no olvides traer siempre contigo una botella reutilizable para el agua. Es fundamental que te mantengas hidratado. Cuando estamos de viaje solemos andar mucho y pasar más tiempo bajo el sol. Beber agua en forma regular te ayuda a disminuir el riesgo de fatiga, e incluso te ayudará a distinguir más claramente entre la sensación de hambre y sed, que muchas veces se nos confunden. ¿El alcohol? Intenta dejarlo para ocasiones especiales, y siempre consúmelo con moderación. ¿Bebidas azucaradas? ¡Nada de eso! No existe algo mejor que el agua simple y pura para mantenerte hidratado.

Oportunidad v/s necesidad

Sí, los restaurantes o la comida que han preparado tus amigos pueden tener muy buena pinta pero, por muy abundante y apetitosa que sea la oferta que tienes frente a tus ojos, recuerda tomar sólo la cantidad de alimentos y bebida que necesitas. Es difícil, es verdad, sobre todo en situaciones sociales donde estás pasándolo bien, pero recuerda que tú eres el único responsable de cuidarte, y si te cuidas te sentirás bien. Está bien decir que no cuando ya has comido suficiente. ¡Atrévete!

restaurantes

Prueba cosas nuevas

Sí. Pruébalas. Un poco, un trocito, pero no te las acabes ni las pruebes todas. Si vas a una ciudad, a una fiesta tradicional, o a un país nuevo, es normal que quieras probar comidas, postres y platos que muchas veces se escapan de los parámetros saludables. Pero no es necesario ni recomendable que lo hagas en exceso, que te obligues a terminar un plato cuando ya estás satisfecho, o que aceptes un segundo trozo de tarta. Disfruta de tu viaje, experimenta comiendo cosas nuevas, date un gusto, pero no dejes de escuchar a tu cuerpo y de comer en forma consciente.

Busca alternativas

Mira bien la carta, pregunta al camarero. Por lo general siempre vas a encontrar alternativas saludables, equilibradas y livianas en cualquier restaurante, donde sea que estés. Si explicas lo que quieres comer, en la mayoría de los sitios intentarán ajustarse a tus necesidades. Consulta por sopas, potajes, ensaladas, parrilladas de verduras o verduras al vapor, y mantente alejado de las frituras, el azúcar refinado y las grasas trans.

FrutasProhibidas

Comments (0)

Leave a Comment